miércoles, 7 de julio de 2010

Mozo, la cuenta por favor.


Una de las cosas que más me incomodan de comer afuera es el tener que lidiar con los mozos. Me da vergüenza llamarlos y, calculo que en consecuencia de eso, nunca me ven.

6 comentarios:

GonSaa dijo...

y peor si a la hora de hacer el pedido tenés que dialogar con ellos porque resulta que de lo que pediste hay 15 variaciones y te tiene que explicar y te ponés más nervioso y terminás pidiendo cualquier cosa con tal de zafar rápido.
que nunca te pase!

malaimagen dijo...

uno nunca sabe si llamarlos como "mozo", "garzón", "caballero", "amigo", "socio", si silbar, si levantar el dedo, si gritar...

es difícil comer afuera!!!

La Cenefa dijo...

muy bueno tu blog!

volveremos pronto
saludos

Marinè dijo...

me encanto esta publicacion, porque a mi me pasa lo mismo.
A veces no me escuchan o ponene cara de ''que ploma esta mina'' jajajaja.

Hermoso blog, te sigo :)

Un Simple Blog dijo...

Ellos huelen a aquellas personas que les tienen miedo.

elneurotico dijo...

Yo lo llamo asi: 'Pancho, me traes una muzza y un vasito de agua, por favor?' o
'Pancho, una hamburguesa con fritas, bien cocidita, sin tomate ni lechuga... ah, y decile que deje las papas doradas porque ayer parecían de goma, no te olvides del ketchup'.

Lo que importa es la actitud!

Y que el mozo sea tu vecino de trabajo, claro.