miércoles, 20 de enero de 2010


No me dan ganas de comerla. Me dan de hacerme amigo.

1 comentario:

levedad dijo...

Ahora que la veo bien, no me dan ganas nada.